• Email: contact@inlogiq.com
  • Teléfono:: +34 655 66 83 02

Metodología Agile

Agile’ es mucho más que una metodología para el desarrollo de proyectos que precisan de rapidez y flexibilidad es una filosofía que supone una forma distinta de trabajar y de organizarse. De tal forma que cada proyecto se ‘trocea’ en pequeñas partes que tienen que completarse y entregarse en pocas semanas. El objetivo es desarrollar productos y servicios de calidad que respondan a las necesidades de unos clientes cuyas prioridades cambian a una velocidad cada vez mayor.

 

Estas metodologías nacieron en la industria del desarrollo de ‘software’, cuando las compañías de este sector comprendieron que la forma tradicional de trabajo retrasaba mucho la entrega del producto final. Unos procesos basados normalmente en un contrato cerrado, con escasa comunicación de los trabajadores, que conducían a entregables de mala calidad.

La metodología Agile mantiene la dirección sin caer en la rigidez de los conocidos métodos en cascada o waterfall. Estos planean el trabajo desde el principio, sin lugar a imprevistos. De forma que cuando aparecen, resulta imposible reaccionar a tiempo. El agilismo, sin embargo, mantiene la capacidad de tomar la mejor opción en cada momento sin comprometer el proyecto. Los métodos Agile más populares del momento son Scrum y Kanban.

Es un método que permite respuestas rápidas a las valoraciones que se realizan del propio proyecto, y eso es precisamente lo que define su naturaleza: su carácter ágil. Un carácter, por cierto, que tiene su fundación en un manifiesto de cuatro puntos primordiales…

  • Las personas y las interacciones son la prioridad siempre, incluso por encima de los procesos y las herramientas.
  • Que el producto funcione perfectamente es más importante que una documentación extensa al respecto.
  • Colaborar con el cliente siempre será preferible a establecer una negociación contractual.
  • El proceso de trabajo siempre debe responder ante el cambio, y nunca envararse en un plan estricto.

Actualmente muchas empresas buscan volverse ágiles, es fundamental que estas organizaciones conozcan todos los elementos que conforman la agilidad y aprender que agilidad, no es un punto a donde llegarán, sino más bien un camino que recorrerán, donde confluirán todos estos elementos y se retroalimentaran, para lograr la agilidad.

Es importante comprender que Agile no es algo. No haces Agile. En su lugar, Agile es una mentalidad que impulsa un enfoque para el desarrollo de software. Dado que no hay un enfoque único que funcione para todas las situaciones, el término Agile ha llegado a representar varios métodos y prácticas que se alinean con las instrucciones de valor en el manifiesto.

Los métodos ágiles, que a menudo se denominan marcos, son enfoques completos para las fases del ciclo de vida de DevOps: planeamiento, desarrollo, entrega y operaciones. Prescriben un método para realizar el trabajo, con instrucciones y principios claros.

En Inlogiq comprendemos los desafíos específicos del cliente e implementamos las soluciones tecnológicas integrales óptimas que le permitan responder con la mayor efectividad y máxima agilidad.